Felinos

Este artículo ha sido visto 142.917 veces, y le gusta a 638 personas. Me gusta

Los tigres y leones son los grandes felinos más comúnmente usados en los circos. Conoce sus vidas, para entender qué sienten.
Fabiola Leyton


Felinos

Tigres

El tigre (Panther tigris) es el felino más grande de su especie: mide unos 4 metros de largo y llega a pesar hasta 300 kilos. Su llamativo manto de colores en rojo y blanco está pintado de rayas negras o grises, y tiene cola rayada de blanco y negro. Dichas rayas son más o menos anchas, de acuerdo a la subespecie de la que se trate.

Existen nueve subespecies de tigre: de Bengala, Siberiano, Indochino, del sur de China, de Sumatra, Malayo, Caspio, de Java y Balinés. De todos éstos, los últimos tres ya se extinguieron y los otros 6 se encuentran seriamente amenazados.

Los tigres son animales muy territoriales y solitarios cazadores, que requieren de una gran cantidad de terreno como hábitat para recorrerlo y vivir de acuerdo a sus demandas de alimento y apareamiento: si es un macho, necesita de un espacio de 60-100 km2, y 20km2 si es hembra. 

Las relaciones entre tigres son complejas: las madres protegen mucho a sus crías de los machos, excepto cuando el tigre es el padre de los cachorros. A diferencia de los leones, los tigres macho permiten que la madre y las crías coman primero de la presa de caza. Cuando las tigresas jóvenes abandonan el grupo materno, tratan de establecerse cerca del área de sus madres. No así los machos, que emigran buscando formar su propia familia lejos del seno materno. 

Las peleas territoriales o por alimento entre tigres macho se resuelven con la intimidación del macho dominante sobre el subordinado, raras veces llegan a agredirse en estos encuentros. Las peleas son más violentas cuando dos machos se pelean por una hembra en celo.

Los tigres se desarrollan en diferentes hábitats, desde la selva tropical del sur de Asia hasta los bosques siberianos. Cazan todo tipo de animales entre el anochecer y el amanecer. Se alimentan especialmente de grandes mamíferos como cerdos salvajes, antílopes o búfalos. Pueden cazar animales mucho más grandes que ellos (500-600 kilos) y en estado salvaje pueden llegar a comer 40 kilos de carne de una vez.

Son excelentes cazadores, pero fallan en un 90% de los intentos de caza. Esto significa que, en una situación natural y sin mediación humana, los tigres no podrían eliminar a todos los hervíboros de su hábitat. Pero cuando los humanos comienzan a degradar sus hábitats cortando y quemando la vegetación, ponen en serio peligro la supervivencia de estos hermosos felinos.

Una amenaza extra a su supervivencia es la medicina tradicional asiática, que considera ciertas partes de los tigres (pene, huesos, fluidos corporales) con propiedades curativas. Por esta causa, la caza furtiva ha diezmado a las pocas subespecies que están sobreviviendo a la acción humana.

Con todo lo anterior, es claro que los circos no son un buen lugar para que un animal como el tigre viva una vida mínimamente decente: espacios reducidos y hacinamiento con otros individuos de la misma especie van totalmente contra la naturaleza de estos animales.

Leones

El león (Panthera leo) es uno de los grandes felinos de la naturaleza. El macho lleva una llamativa melena y suele pesar entre 150-200 kilos, y las hembras son más pequeñas, pesan entre 110-180 kilos.

Originalmente estaban repartidos por todo el mundo, pero la caza indiscriminada ha terminado con muchas subespecies. Hoy se conservan sólo en África y una pequeña parte de Asia. Los leones asiáticos son, por regla general, más pequeños y menos corpulentos que sus hermanos africanos.

Los leones son los únicos felinos que viven en manadas de unos 15 animales. En ellas, las leonas son las encargadas de conseguir las presas y cazarlas, actividad que hacen preferentemente de noche y en grupo. Suelen cazar mamíferos grandes como ñús, cebras, búfalos, antílopes, gacelas, jabalís o, eventualmente, los animales de granja de pueblos cercanos a su territorio. Dependiendo de la ubicación geográfica, algunos leones se especializan en cazar grandes animales como hipopótamos, jirafas, rinocerontes o elefantes pequeños.

Como todo grupo, tienen estrictos protocolos de jerarquía: a la hora de comer es el macho dominante el primero que come de la presa. Le siguen en orden las hembras y al final de todo los cachorros.

as manadas tienen relaciones muy estrechas: cuando existen lazos afectivos y sanguíneos entre ellos, se echan a descansar y se tocan, rozan sus cabezas, se lamen y ronrronean. Los machos son territoriales, y rugen y marcan con feromonas para establecer sus dominios.

La principal amenaza de los leones son los seres humanos, porque destruyen sus hábitats y, al expandir los poblados, son cazados tanto por furtivos como por rancheros dueños de ganados.

Aunque la población de leones decrece alarmantemente, aún no están listados por CITES como especie en peligro. Excepto la subespecie asiática, que si lo está.

En los circos, está claro que los leones no pueden llevar una vida satisfactoria: están encerrados todo el día en jaulas, con su movilidad reducida y la incapacidad de cazar, cuidar de sus crías y establecer relaciones sociales saludables. En los circos, ningún animal puede estar mínimamente bien.

Fuente imágenes: Arno&Louise, Koshik.